Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Crónicas de un terrícola

Como miran los gatos

Un perro azul. Eso es lo que era. Van Gogh, el maestro, dibujaba mi entorno a cada fumada. Distorsionado el cielo, ahora el sol se…

[…]

Cyberespacio

Abrió el chat y encontró que Marcelina_23 le había desbloqueado. Los meses de ansiedad, de sentirse miserable habían llegado a su fin. Entonces la buscó…

[…]

La cueva de los néctares

El chico entró en un aposento oscuro donde sonaban tambores ensordecedores. En ese lugar podía resistir hasta la madrugada. Quizá conocería alguna chica. Se podían…

[…]

Tope de gama

El cobertizo quedó abierto y el sol de verano de la Costa Oeste iluminaba de manera espectacular los marcos de aluminio. Las grandes 29ers del…

[…]

El color del diablo

Esta es la historia de un santito que vivía allá por las tierras del norte. Se dice que amaba los bailes, las fiestas y el…

[…]

Exoesqueleto

La enfermera me miraba atentamente. Con mucho dolor pude voltear a mi derecha y las imágenes de mi entorno se traslapaban. Estaba oscuro, las mantas…

[…]

Una respuesta a “Crónicas de un terrícola”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: