Crónicas de un terrícola

Crónicas de un terrícola

Como miran los gatos

Un perro azul. Eso es lo que era. Van Gogh, el maestro, dibujaba mi entorno a cada fumada. Distorsionado el cielo, ahora el sol se fundía con el mar. A cada ladrido mis docenas de alumnos sonreían diciendo:  —¡Sí, señor profesor, como usted diga!  Mientras tanto la concha del nautilus emergía de entre las olas…

[…]

Cyberespacio

Abrió el chat y encontró que Marcelina_23 le había desbloqueado. Los meses de ansiedad, de sentirse miserable habían llegado a su fin. Entonces la buscó en Facebook y pudo ver sus publicaciones, a las que había dado like hace tiempo. Después de la discusión en el chat de Messenger, donde las palabras de odio se…

[…]

La cueva de los néctares

El chico entró en un aposento oscuro donde sonaban tambores ensordecedores. En ese lugar podía resistir hasta la madrugada. Quizá conocería alguna chica. Se podían apreciar aromas refinados a sándalo y rosa. Inciensos perfumaban el ambiente dándole un aire místico. La iluminación provenía de una especie de coloridas mangueras LED dispuestas a modo de guirnaldas…

[…]

Tope de gama

El cobertizo quedó abierto y el sol de verano de la Costa Oeste iluminaba de manera espectacular los marcos de aluminio. Las grandes 29ers del año descansaban impecables en el parqueadero del Bikestore. —¡Rockhopper despierta! Mira allá, en el rincón. ¡Ya no está! —¡Hey sí! Ayer escuché al tendero abriendo la cortina metálica. Traía su…

[…]

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar